domingo, febrero 05, 2006

Shoreando en Punta de Choros.

Volví al privitivismo: yo y la naturaleza, la ley de la supervivencia, regio lo hayo yo. Imaginenme cruzando el mar en kayac, cachate la ondita!. Cargada hasta las patas, atracando (OJO: llegada del bote, no habían minos ni pa un besito loco y por más que los pescadores tengan su onda, con el envoltorio en mal estado, no hay chance alguna), bueno como decía, ATRACANDO en plena playa de Isla Gaviota, el increíblemente solitario trozo de tierra más "virgen" que he estado, si casi que nos creíamos Jaques Cousteau. Bueno ahi estaba mi humanidad, con máscara y gualetas en las orillas del inmenso mar mariscando lapas y caracoles, luchando entre huiros y piedras resbalozas, con los ojos bien abiertos por si en una de esas veíamos algún tesoro escondido o algun loco más que sea ( o un sireno)...y cuando estaba de lo más concentrada, una ola me revolvía cual lavadora e inevitablemente me azotaba contra las estrellas de mar y erizos negros...ya bueno, un dolor fuerte, unas sangraditas pocas pero nada más. Los daños dentro del agua pueden ser importantes pero afuera esta el verdadero asesino: El Sol. Por Dios!!! no habia sombra en ningún lugar!!!! Yo les digo, vamos a extinguirnos como especie en cualquier momento. Me embetunaba cada 1 hora con bloqueador y nada, estoy negra curiche igual...gajes del oficio... Bueno, siguiendo con la aventura, luego de la recolección de mariscos hacíamos fuego por ahi en algún rincón, metale buscando palitos, tratando de evitar el Sol con un pareu pasado piure, la última carnada de moda. Caracolitos, lapas y a comer: el arroz a la Rococó es la especialidad de mi amiga Cote, un plato absolutamente digno de l mejor programa de cocina extrema. Después nos íbamos un rato a explorar con toda la fauna posible. Ahí al lado tuyo, los animales parecen tener calma, aunque no se si paranoia o no, cuando pisábamos nuevo suelo, empezaba la comunicación "humanos, humanos, peligro", todo esto en idioma pajaril of course y yo no podia evitar pensar ¿pa que venir a molestar a estos animalitos pa hacerme la Indiana Jones? pero por otro lado, pensaba que la vida es una sola y debo almacenar en mi retina recuerdos fabulosos para que cuando me muera tenga la sensación de haber sido la persona más feliz. Me creí la raja y más encima, quedé con una nueva veta por explorar: el buceo. Ya tengo listo un curso para sacar licencia y adentrarme en la Mare, ahí yo frente a frente lidiaré con una enorme ballena, uyyyy cuco, imagínense estar al alado de un submarino vivo, recibiendo las energias sonoras de su lenguaje....top, alucinante...Tere Buceador..
Prontamente más crónicas del viaje y fotos...de las mejores y más salvajes...

3 Comments:

Blogger clauditz said...

Que estás lenteja para escribir! Me pegaste la tontera, ahorita tengo blog. Hice un link al tuyo desde ahí!

http://eseltrip.blogspot.com/
Escribe más seguido!
Clau.

12:28 a. m.  
Blogger oru said...

que quieres que te diga, pense que por esos lares ibas a encontrar algun gringo volando bajo, un "estranjero" ponte tu o un pescadorcito mas que sea pa alivianar el espiritu, pero "naaadaah", que le vamos a hacer, el celibato nos esta tocando a la puerta y eso no lo podemos permitir, hagamos algo al respectooooooooooooo!!!!!! yo alma de monja tu comprenderas que nunca he tenido, los vicios son mas fuertes en mi vida.... te mando un beso.oru

8:23 p. m.  
Blogger Astroniño said...

saludos desde el extraño mundo de astroniño... sigue caminando

10:36 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home